miércoles, 9 de diciembre de 2009

Mira detrás del cristal


Me gustaba notar tu mirada clavándoseme en la nuca al despertar, mientras amanecía y un rayo de sol se posaba en tus ojos.
Mientras la ciudad dormía yo observaba tu respiración, mirando el mar junto a la luna por la ventana. Y aunque el viento se llevara mi paraguas siempre aparecías tú para cubrirme con tus brazos. Para sonreírme, como cuando aparecía Noviembre y paseabas con las manos frías a mi lado.
Tus manos eran mis guantes en invierno y tus besos eran el calor que faltaba en mi iglú, derritiéndolo.

13 comentarios:

  1. me encanta cuando el hielo se derrite.
    muás!

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso, la verdad de la verdad es que el era el calor siempre, aún asi fuera verano :)
    un beso Cora!

    ResponderEliminar
  3. Aunque vinieran los días más inmensos de lluvia, si estaba él, lo demás daba igual. Con su presencia estabas segura de que no se te encharcaría el coraón.

    besito.

    ResponderEliminar
  4. Bonito :)
    tus manos eran mis guantes en invierno...

    ResponderEliminar
  5. Es precioso. Sentir presencias sin apenas verlas.

    ResponderEliminar
  6. mientras amanecía y un rayo de sol se posaba en tus ojos....
    me encanto!

    ResponderEliminar
  7. Ser abrazada por las noches es un placer oculto que no todo el mundo conoce:)

    ResponderEliminar
  8. Creo que no hay guantes ni paraguas mejores que esos :)

    ResponderEliminar