viernes, 9 de enero de 2015

Silencios que reflejan, que reflejan estados, reflejan miradas, reflejan todas esas cosas olvidadas. Reflejan que ya no estás aquí y acaban recordando exactamente lo mismo. Que el silencio es nuestro mejor amigo y nuestro mayor enemigo. Demasiado tiempo, pensando, esperando, no pensar, no esperar, desesperar. Y, mientras tanto, tú en silencio. Antes tan amado y valorado, ahora tan rígido y pesado. Son segundos     que son minutos que son horas que son días que son semanas que son meses que son años que son sin ti. Que son el silencio más silencioso. El silencio que más me llena por dentro y que más me vacía a la vez. Un silencio jamás escuchado. Un silencio más, entre tantos otros silencios que colecciono. Silencios frágiles, silencios que una vez fueron míos y que ahora te pertenecen. Silencios que te llevas y silencios que te llevarás. Sin mi.
pero te caes por precipicios a diario
y vuelves a intentar subir, sobrevivir
cómo brillaba

era tan suave
tan limpia
era porcelana pura
inocencia en vena
era como una buena sonrisa
un día de sol
era aire fresco

¿cómo pudo algo tan hermoso dejar de brillar?

pasan los años y si no te mueves el polvo te va cubriendo, hasta que dejas de brillar.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

-del error-

¿en qué momento me perdí en este mar de tormentas?

navegaba tranquilamente, en mi pequeño barquito, construído por mi a base de años y esfuerzos
no era perfecto, pero funcionaba
era práctico
cruzarse con los demás marineros era divertido, también estaban mis amigos y mis amigas
les saludaba de vez en cuando si nos cruzábamos, eran buenos momentos
otras veces conocía nuevas personas e intercambiábamos historias
de nuestras aventuras marinas, de cosas que nos habían impresionado
nos lo pasábamos bien, aunque a veces también teníamos malos momentos
era divertido navegar
no es que supiera cuál era el por qué, ni el destino, pero estaba bien
tenía un algo por lo que hacerlo, algo me impulsaba

un día me crucé contigo, o más bien tu barco chocó con el mío
parecía mucho más resistente y la verdad es que me llamó la atención
con el tiempo descubrí que era sólo eso, un parecer, que no era real
estaba carcomido por dentro, la madera no estaba aguantando bien el paso del agua
te habías metido en demasiadas corrientes, heladas, lluvias... y claro, desgastaba
pero era interesante, al menos eras diferente a los demás, tu barco tenía miles de historias
historias que nunca me habían contado otros marineros

me sacaste de mi tranquilo viaje por aguas claras
me metiste en ese mar de tormentas oscuras, llenas de rayos, truenos
para luego acabar llevándome a lugares maravillosos
yo pensaba que para llegar a esos sitios era necesario pasar por los lugares peligrosos
así que aceptaba esos malos tiempos para acabar maravillada con las vistas de los lugares más bonitos que vi en mi vida

el problema fue que igual que viniste te fuiste
igual de brusco fue tu encuentro como tu desencuentro
un visto y no visto
y el mayor problema fue que me dejaste en medio de esas tormentas, dentro de esas enormes olas
y, claro, tú me habías arrastrado siempre y yo no había aprendido a navegar sola por esos lugares
así que mi barquito volcó
caí

me ahogué entre los mares
tierras desconocidas para mi
algo nuevo
y espeluznante

pensé que jamás podría sobrevivir a aquello
me superaba, el miedo, el dolor, la soledad
no tenía mi barco y no sabía como iba a comenzar uno nuevo desde cero

¿sabes lo que pasó?
que con el tiempo fui aprendiendo que se puede comenzar otro barquito a partir de los restos del anterior
que pude recuperar materiales y salir a flote
que me ayudaron mis amigos, los que había hecho por el camino
me daban pedazitos para reconstruírlo
y sí, no quedó perfecto tampoco, pero era bonito, era honesto

no te voy a mentir, sigo dolida por aquellas tormentas
sabes que hay heridas que dejan huella
pero mi barquito está consiguiendo llegar a los lugares más maravillosos navegando por otros caminos
resulta que tú decidías ir por los peores lugares, porque te gustaba el riesgo, y no te importaba dañar a los demás
pero he descubierto que hay otras maneras
y mejores personas
y es verdad, a veces hay que pasar tormentas, pero no voy a dejar que nadie me guíe por ellas

miércoles, 24 de diciembre de 2014

con cuántos fantasmas debo lidiar
estoy llena de vacíos que no podrás llenar